Seguidores

domingo, 27 de octubre de 2013

Vestirme


Puedes quitarme la ropa a jirones,
pero una vez desnuda
querrás volver a vestirme...
A vestirme de placer,
de deseo, 
de lujuria.
A vestirme
abrochando besos
y caricias.
©

Más


Más cerca 
que tenerte dentro,
más lejos 
que a un simple aliento.
Más deseo
que el que te tengo,
más placer
que el que nos damos.
©

jueves, 24 de octubre de 2013

Leer tu cuerpo


Mis dedos leen en braille todos los textos que marcan tu cuerpo. Textos repletos de deseos, pasiones y lujurias que yo solo entiendo. Ellos van marcando el tono de tus jadeos, las ganas por mi cuerpo. Así te domino. Y me dominas al mismo tiempo. Y es que tus dedos también hacen escrituras sobre mi cuerpo. Y nuestras respiraciones se agitan de leernos tanto el cuerpo que nuestros ojos son los dedos y las palabras el sexo.
©

miércoles, 23 de octubre de 2013

Sólo siente


Cierra los ojos,
abre tus deseos,
déjame hacer.

Sólo siente.
Siente como mis manos exploran tu cuerpo
y como invitan a las tuyas al mío.
Siente como mis labios  sacian deseos
y como los tuyos quieren mi sexo.
Siente como mi cuerpo se moldea a tu cuerpo
y como siendo uno coreamos jadeos.
©

martes, 15 de octubre de 2013

Lecciones


Tú me enseñaste que con las manos también se ama,
lo aprendí sobre tu piel,
ésa que tanto me hablaba
y me iba dictando las lecciones del placer.
©

sábado, 12 de octubre de 2013

Minas de placer


Te agarraría por la corbata
(si la llevaras)
y te atraería hacia mí hasta el punto que nuestros alientos formaran un imperceptible tornado.
Mi cuello sería una pista para tu boca
y tu hombro,
ya desnudo,
un bocado para la mía.
Nuestras manos socavarían nuestras minas de placer
en busca de la extracción de jadeos.
Sería un lucha sin tregua,
una competición de búsqueda de placer.
©

miércoles, 9 de octubre de 2013

Piel con piel


Piel con piel se comparten jadeos,
susurros  y saliva.
Piel con piel se viaja sin ropa
al mundo del placer.
Piel con piel no existe el frío,
es el deseo nuestro abrigo.
Piel con piel pintamos las sábanas
con el elixir de nuestras ganas.
Piel con piel nos confundimos
cuando tú entras en mi mundo más íntimo.
©

lunes, 7 de octubre de 2013

¡Qué más quisiera yo!


¡Qué más quisiera yo que llegar a ti con mis palabras y poder rozarte cuerpo y alma!
¡Qué más quisiera que tener el poder de embrujarte con los versos que sangro!
Hacer de mis heridas tu locura
y de mis cicatrices tu pasión.
¡Qué más quisiera yo que mi cuerpo fuera tu templo y tus manos mi morada!
Quisiera que rezaras tus lujurias sobre mí.
Quisiera poder vivir el deseo en ti.
¡Qué más quisiera yo que hiciéramos todo aquello que nuestras pasiones piden y nuestros silencios intentan ocultar!
Hacer de nuestras cinturas los vestíbulos del placer que culminan en los paraísos de nuestro sur.
Hacer de nuestras bocas catadoras de manjares prohibidos.
Hacer de nuestros cuerpos el idioma del deseo.
¡Qué más quisiera yo!

Aspiraciones


Aspiro a que mi cuerpo sea un lienzo para ti, un lienzo de sensaciones, de calor, de placer. Un lienzo donde con tus manos pintas los jadeos que, desde mi boca, llegan a ti increpando más color. Un lienzo en el que creas un paisaje carnal en el que nuestros perfiles se sobreponen a la sombra de nuestra intimidad.
Aspiro a que tu cuerpo sea el complemento de mi cuerpo formando una escultura dinámica de deseo, mientras nuestras pieles son los cinceles con los que desgranamos toda la sensualidad que nos cabe dentro.
Aspiro a que no sepamos separar las "buenas noches" del sexo ni los "buenos días" del deseo. A que el postre de cada cena sea tu piel y los desayunos tazas de placer.
©

Camino de placer


La chaqueta,
la entrada.
El pasillo,
la blusa.
La alcoba,
la braga.
El deseo,
la cama.
Un camino de placer.
©

miércoles, 2 de octubre de 2013

La voz


Aquella habitación se tornaba demasiado pequeña y sombría para su gusto. Quizás era el miedo a perder el control lo que le hacía ver la estancia de aquella manera, porque de eso estaba segura, perdería el control en cuanto le pusiera un solo dedo sobre su piel.
Lo que no se imaginaba era lo que iba a conseguir de ella tan solo con su voz. Para eso no estaba preparada:
- No sé hasta cuando podré mantenerme aquí, sin que mis manos te alcancen, pero cuando lo hagan tu piel y mi piel se convertirán en una sola piel. Mis dedos buscarán más allá de donde reside tu deseo y mi boca intentará saborear todo aquello que me ofrezcas. Nunca habrás conocido un calor como el que vengo a regalarte. Si cierras los ojos sentirás como todo mi deseo te va invadiendo alimentando el tuyo. Solamente deseos ser recibido con ese abrazo cálido y húmedo que solo tú me puedes dar.
Al abrir sus ojos la habitación era la única estancia en la que quería permanecer.
©

martes, 1 de octubre de 2013

Fronteras


No respeto las fronteras
cuando de tu cuerpo se trata.
Seré un sin papeles
en tus rincones más íntimos.
©